En el momento de la visita para la realización del certificado energético, muchos propietarios nos hacen esta misma pregunta. La respuesta no es fácil, puesto que el software de proceso de los datos proporcionado por el Ministerio de Industria tiene en cuenta numerosos factores para determinar esta calificación. Fachadas, medianeras, carpinterías, suelos, cubiertas, e instalaciones de agua caliente, calefacción o aire acondicionado, todo ello influye en la letra obtenida.

No debe extrañar además la obtención de una letra regular, E, F o G. Si bien ya estamos acostumbrados a los electrodomésticos de clase A, A+, etc., con nuestras casas no sucede lo mismo, ya que los estándares fijados por la Unión Europea son bastante elevados.

Para ilustrar este hecho, convendrá fijarnos en los gráficos que acompañan a este post. De los más de seiscientos mil certificados emitidos hasta Junio de 2014 en España, nada menos que el 85% corresponden a calificaciones E, F y G.

Si nos fijamos en el caso de Baleares, el resultado es todavía menos alentador. Cerca del 41% del total de viviendas certificadas han obtenido una calificación G y hasta el 96% obtienen una calificación D o peor.

Sin embargo, no todo son malas noticias. El margen de mejora de calificaciones es amplio, y con las recomendaciones que másenergética incluye en sus certificados, podremos saber cómo mejorar una o dos letras en la calificación obtenida con inversiones amortizables en pocos años. No lo dude y consúltenos.